Skip to content

ESPECIAL JAMES BOND: EL QUE NO VA SER.

11/07/2015

Captura-de-pantalla-2015-08-11-a-las-18.27.55

Avui, i per acabar, recupero dos articles web que recull dos films de l’agent secret que finalment no van arribar a port.

CASINO ROYALE

tarantino's casino royale

Aquest article el vaig escriure l’any 2008 per la web espanyola més important dedicada a l’agent secret: Archivo 007. En aquesta col·laboració puntual vaig dedicar-me a especular com hauria sigut la relaització d’una nova entrega amb Brosnan de protagonista i amb el meu estimat Quentin Tarantino a la direcció. Realment es va arribar a rumorejar sobre el projecte, però finalment es va acabar realitzant amb un rentat de cara a la franquícia reiniciant-la amb Daniel Craig. Vet aquí que vaig plantejar:

“¿Qué hubiera pasado si Quentin Tarantino hubiera dirigido Casino Royale?

Quentin Tarantino mostró su interés en dirigir la aventura de James Bond, Casino Royale. Al final todo quedó en nada al no aceptar los productores la reaparición de Pierce Brosnan como 007. ¿Pero qué hubiera pasado si al final Tarantino hubiera aceptado el reto? Aunque todo son suposiciones me gustaría imaginar cómo habría sido el film.

Tarantino es considerado por muchos el gran director de cine de los noventa, tienen grandes argumentos para justificarlo. Este antiguo dependiente de un videoclub en New Jersey consiguió revolucionar todo Hollywood con solo un par de películas: Reservoir Dogs (1992) y Pulp Fiction (1994). Estas dos historias gangsteriles, aunque abarcaban muchos géneros distintos, crearon una nueva forma de hacer cine. Si la primera, historia de unos atracadores que urden un plan que falla al tener un topo de la policía dentro, llamó la atención de la industria, la segunda, dos matones, la chica del gangster y un boxeador en el ocaso de su carrera, confirmo al joven como uno de los grandes de la actualidad ganando entre otros premios el Oscar de la Academia al mejor guión original. La fiebre Tarantino se apoderó de todo el mundo: la música surf, el traje negro y corbata delgada, la violencia bizarra o el humor más negro impregnaron esa década. Con sus siguientes dos trabajo en dirección y guión, Jackie Brown (1997) y Kill Bill (2004) dejó claro que era un autor para la posteridad.

En el noventa y dos Sean Connery fue cuestionado, a poco de estrenarse la primera aventura del agente secreto al servicio de su majestad interpretado por Brosnan, sobre cual era su director ideal para llevarla a cabo. No dudó en contestar:”Quentin Tarantino” ¿Cómo de acertada seria la propuesta?

Mirémoslo de manera objetiva: Tarantino no solo podía aportar comercialidad solo con su nombre en el cartel a la saga, que en aquellos momentos se encontraba en un momento crítico, además es un director que aprecia y adora los clásicos de los sesenta y setenta. Sus historias están protagonizadas siempre por anti-héroes con socarrón sentido del humor y los argumentos siempre son alrededor de la traición. Cuida al detalle todos los aspectos artísticos, música, vestuario o escenografita. Sus protagonistas derrochando carisma en cada plano por indeseables que sean sus actos. Las tramas, a pesar de ser historias contadas mil y una veces las recicla en su estructura o conectándolas con otros géneros.

¿Acaso ese no sería el perfecto film de James Bond? La perfecta translación de los libros de Ian Fleming aunque sin desmarcarse exageradamente de la saga cinematográfica.

Por aquellos días, los rumores también apuntaban que el nuevo proyecto del emergente director seria la adaptación, tan de moda hoy en día, en pantalla grande la serie “El hombre de la C.I.P.O.L.”, serie de espionaje americana de los sesenta que apareció aprovechando el éxito mundial de las aventuras de James Bond.

Mucho había transcurrido, Quentin había estrenado Kill Bill vol.2, desde aquello que unos cuantos rumores saltaron a la luz publica. Michael Madsen, uno de los actores fetiche de Tarantino y vecino de Pierce Brosnan había puesto en contacto a los dos. No tardaron en reunirse y hablar sobre una posible adaptación de la novela Casino Royale, la primera aventura del agente británico creado por Fleming. El actor Irlandés deseaba enfundarse una vez más en el esmoquin y Tarantino deseaba realizar un proyecto de bajo presupuesto después de todos los quebraderos de cabeza que trajo la sus últimos films, en parte filmados en Japón donde la grabación sobrepasó los días planificados. Se habló de Uma Thurman como nueva chica Bond, le une una gran amistad con el director desde que se conocieron en Pulp Fiction.

Todo parecía perfecto, pero el interés de los productores en buscar un rostro más juvenil para ampliar el numero de espectadores y el rechazo ante el alto caché que pedía el actor dieron al traste con el proyecto.

Pero dejemos volar la imaginación….

¿Qué hubiera ocurrido con un sí de la productora?

Para repasar todos los detalles seguiremos la estructura de una ficha técnica del film:

Director:
Quentin Tarantino, que de eso estamos hablando

Guión:
Quentin Tarantino y quizás con la colaboración del mismo Brosnan, que parecía muy interesado en la novela y en devolver al personaje a sus inicios literarios.

Productores:
Michael G. Wilson y Barbara Broccoli

Música:
Aquí tengo mis dudas, pero conociendo a Tarantino seguramente seria una recopilación de canciones, lo habitual en todas sus peliculas.

Tema principal:
Esta es la gran incógnita,pero ¿no sería Seven Nation Army de White Stripes una gran elección? Estilo setentero y que engancha. Aunque ahora con la aparición de Michael Bublé, el cantante swing de moda, encajaría perfectamente, también.

Actores:
Pierce Brosnan – James Bond
Judy Dench – M
Samantha Bond – Miss Moneypenny
John Cleese – Q
Michael Madsen – Falco
Vesper – Uma Thurman
Le Chiffre – ¿Quién sería elegido para interpretar el villano de la función? Por la descripción hecha en la novela no se me ocurre ningún actor…y menos francés. El único actor francés con el que relaciono a Tarantino es Jean-Paul Belmondo. El actor protagonizó “Al final de la escapada” de Jean-Luc Godard que es una de las grandes referencias de Quentin y que ha citado en alguna ocasión.”

BOND 17

Bond 17 - 01

Ara faig un copiar/pegar de Rodi i el seu blog Películas de culto, el qual recomano, on ens explica la frustada tercera entrega de Timothy Dalton, la qual es va anunciar però que tampoc va tenir sort en el seu desenvolupament.

“Inicialmente Timothy Dalton tenía por contrato realizar 3 películas como James Bond. Y tras rodar Alta tensión (1987) y Licencia para matar (1989) se comenzó a desarrollar el proyecto de la que sería su tercera película.
Aun recuerdo, siendo niño, como esperaba ansioso que esa película se estrenase, era una de las que más deseaba ver, siempre se hablaba de ella y de que estaban trabajando en la película, pero nunca daba llegado y nunca llegó. ¿Qué sucedió? ¿Qué razones llevaron a que no se realizase? ¿Cómo habría sido esa película? En los próximos párrafos intentaré dar respuesta a esas preguntas.
“Bond 17”, que era el título provisional de la película y tenía previsto rodarse en 1990 para su estreno al año siguiente (manteniendo así la tradición de estrenar una película de 007 cada dos años). En mayo de 1990, fue presentado un tratamiento del guión de 17 páginas escrito por Michael G. Wilson y Alfonso Ruggiero Jr, cuya trama se situaba principalmente en China y Japón. Como posible director se tanteo a Ted Kotcheff (Acorralado). Este guión también se conoce con el título de “The property of a lady” (nombre de uno de los relatos cortos de Ian Fleming), aunque nunca se ha confirmado de forma oficial.
Broccoli no quedó satisfecho con el material original y contactó con John Byrum (El filo de la navaja) para dirigir la película y con la pareja de guionistas Willard Huyck y Gloria Katz (Indiana Jones y el templo maldito) para reescribir el guión. La fecha de estreno se mantenía en 1991.

Un cartel promocional de la película pudo verse en el Hotel Carlton durante el Festival de Cannes de 1990 que dejaba claro la marcha adelante de la película y el regreso de Dalton al personaje.
En estas primeras fases del proyecto, los productores contactaron con Walt Disney Imagineering, división de la casa del ratón encargada del diseño de las atracciones de sus parques temáticos, para realizar diseños de robots que formaban parte del guión. Al parecer los primeros diseños fueron terminados y enviados a los productores. Por causa de posteriores cambios en el guión, se descartó la idea de los robots en la historia y los diseños quedaron aparcados.
Parecía que todo marchaba viento en popa hasta que se anunció la venta de la MGM/UA, distribuidora de las películas de James Bond. El grupo australiano Qintex compró la MGM/UA y su intención era fusionarse con la compañía francesa Pathé, que a su vez quería distribuir las películas de la saga por televisones de todo el mundo sin el permiso de Danjaq, compañía dueña de los derechos del personaje (la productora Eon Productions es a su vez subsidiaria de Danjaq). Los productores pusieron una demanda contra Pathé y el litigio hizo que el estreno de “Bond 17” se retrasase varios años.
En 1993 se anunció que la película estaba en marcha y que Michael France (Máximo riesgo) había sido contratado para escribir un nuevo guión, tras el descarte de dos guiones escritos a cuatro manos por William Davies y William Osborne (Los gemelos golpean dos veces). Dalton seguía siendo el protagonista previsto y el director Michael Caton-Jones (Chacal) era el nuevo director elegido. Con un presupuesto de 42 millones de dólares, el inicio del rodaje estaba previsto para finales de 1993, con fecha de estreno en el verano de 1994.

El 12 de abril de 1994, mientras rodaba la miniserie Scarlett (1994), Dalton dijo adiós a James Bond, el contrato que lo ligaba al personaje ya habido vencido en 1993. El actor expresó su negativa a su regreso al personaje, alegando que tras la espera de 5 años por los litigios, ya no quería hacer nada más relacionado con Bond.
Tras el estreno de Mentiras arriesgadas (1994), France tuvo que ser reescribir su guión dadas las similitudes en las secuencias de acción entre ambos films. El guión aun recibiría reescrituras de los guionistas Jeffrey Caine (El jardinero fiel), Bruce Feirstein (El mañana nunca muere) y Kevin Wade (Armas de mujer), hasta dar con el definitivo, que se convertiría en GoldenEye (1995).
Con Dalton fuera del proyecto, se inició la búsqueda del nuevo James Bond, que como todos bien sabemos, el elegido fue Pierce Brosnan, que protagonizaría con gran éxito GoldenEye, el Bond número 17, estrenado 6 años después de Licencia para matar.
Muchos fueron los cambios que se produjeron en este proyecto, fue un proyecto siempre cambiante, sin un guión definitivo, cuesta discernir cual sería la película que se habría realizado, de haber tenido a Dalton como protagonista, sólo existe información de la idea orginal del proyecto, las 17 páginas escritas por Wilson y Ruggiero, que son lo más cerca que estaremos de saber como habría sido aquella película. Echemos un ojo al libreto, para saber que nos deparaba.

Bond 17 - 02
BOND 17 (Por Wilson y Ruggiero)

La secuencia precréditos acontecería durante el resgistro de una fábrica de armas químicas en Escocia por parte de un escuadrón de artificieros, uno de los robots de la fábrica tiene un mal funcionamiento y comienza a arder, lo que provoca una explosión que vuela todo por los aires.

M le encomienda a Bond la misión de investigar lo sucedido en Escocia. Previamente se había recibido una carta amenazando con dicho accidente. Una segunda carta sale a luz en las oficinas del MI6 de Hong Kong, en la que se afirma que un nuevo objetivo será destruido.
Q descubre la identidad de una persona implicada en la catástrofe de Escocia, Connie Webb, una experta ladrona (y chica Bond del relato), que también saboteó un robot de una planta nuclear de Tokio. El plan del ministro de defensa es enviar a Bond a Tokio para que contacte con Webb y que ella le presente a sus superiores. Para ello le entregaran a 007 un nuevo chip creado por Q para llamar su atención. Además Q le hace también entrega del Aston Martin DB5 con todas las mejoras de costumbre.
Bond se encuentra con Connie en una estación de esquí en Tokio, tras perseguirse mutuamente por las pistas, Bond la salva de un derrumbamiento de nieve (todo esto recuerda a una escena de El mundo nunca es suficiente). Después van a la habitación de ella y mientras hablan del chip de Q, entran por la fuerza los hombres del dueño de la planta nuclear de Tokio que saboteó Connie. Luchan contra ellos y huyen del lugar. Tras ganarse la confianza de Bond, Connie se pone en contacto con Otto Winkhart, mano de derecha de Sir Henry Lee Ching, el villano de la historia, quien tras examinar el chip desea conocer a Bond.
El robot que Connie manipuló de la planta nuclear de Tokio, tiene un fallo de funcionamiento y comienza a arder, lo que termina provocando una explosión en la planta.
Bond y Connie se reunen con Ching y Winkhart y para hablar sobre el microchip que posee 007, pero durante la misma los villanos descubren la identidad secreta de Bond y tratan de asesinarle. Bond y Connie huyen del lugar y suben al Aston Martin, aquí se produce una persecución entre el coche de Bond y otro diseñado por Ching repleto también de gadgets (una idea recuperada para la persecución de Muere otro día).

El coche del villano ataca con ráfagas de ametralladoras ocultas, que Bond rechaza con un escudo antibalas, el agente británico contraataca con minas, que el villano esquiva y éste a su vez le lanza un misil, que Bond lo anula con unas contramedidas. Para librarse del villano, 007 gira repentinamente y conduce el coche por un precipicio, eyectando su asiento y el de su acompañante, ambos salen sanos y salvos gracias a los paracaídas que lleva incorpardos los asientos. Al villano no le da tiempo a reaccionar y cae por el precipicio.
Tras la persecución, Bond es detenido por espías chinos, que lo llevan a un campamento del ejército, donde le interrogan sobre su estadia en China. Finalmente los agentes chinos deciden colaborar con él y le cuentan que sospechan que Ching es el responsable de los atentados, como un plan de venganza contra el gobierno chino, por el asesinato de su padre a manos de estos.
Una tercera carta amenazante es recibida, en la que se especifica que el servicio secreto británico debe dejar Hong Kong inmediantamente. Bond intenta convencer a Mi Wai, una de las secuaces de Ching, que le permita la entrada en la guarida del villano, pero en ese momento, otro de sus secuaces dispara con un lanzamisiles contra el coche de Bond, que sale volando por los aires. Todos dan a Bond por muerto, pero en realidad sobrevivió al ataque y aprovecha su situación de ventaja para ir a por Ching.
Bond se inflitra en el edificio de Ching entrando desde el sistema de alcantarillado. El agente británico primero ajusta la presión del sistema contraincendios y después rescata a Connie que se encuentra encerrada en una habitación. Pero Nan, una esbirra de Ching, les interrumpe. Bond y Connie luchan contra ella y durante la pelea descubren que Nan es en realidad un robot con forma humana. Al final de la pelea Bond consigue lanzar a Nan por una ventana del edificio, acabando con ella.
Bond y Connie son capturados y llevados al centro de control subterraneo de Ching, que se encuentra en el mismo edificio. El villano tiene el poder de paralizar cualquier sistema militar de cualquier país del mundo, para demostrarlo ordena a un submarino británico que dispare sus armas nucleares sobre Shangai, lo que provocaría la Tercera Guerra Mundial.
La presión hace que el sistema de contraincendios reviente, el agua comienza a inundar las habitaciones del edificio y hace lo mismo con la base subterranea de Ching. El agua arrasa con todo y Bond y Connie aprovechan para escapar. Ching les persigue y en medio del caos se pone unas gafas de visión nocturna para encontrarles, Bond lo ciega y aprovechando su ceguera momentanea, lo mata.

Bond y Connie luchan contra la corriente de agua para salir del lugar y se salvan en el último momento.
FIN

Tan escueto planteamiento no permite hacer valoraciones sobre la película que habría resultado. Ideas como la de un robot con forma humana me parecen demasiado scifi, sobre todo para los 90. Otras como un enfrentamiento entre coches con gadgets me encantan, pero no es suficiente para formarse una opinión de la película. Pero lo que sí habría sido fantástico, sería ver de nuevo a Dalton como Bond, de esta forma el actor se habría consolidado completamente en el personaje y demostraría de una forma más clara el excelente Bond que fue.
Al final todo eso quedó en la tierra de las películas que nunca existieron. Después de todo, realizar “Bond 17″ fue una misión demasiado complicada incluso para 007.”

Anuncis
No comments yet

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: